Un instante de íntima satisfacción

Cuando se los propuso dijeron que no. Que no es posible. Que no había como.

Los juristas rasgaron, indignados, sus elegantes corbatas y clamaron a gritos ¡eso es aberrante!

Los religiosos consultaron, hacerlo ¿será pecado?

Los científicos sonrieron, los ambientalistas dudaron, los políticos vieron las encuestas.

Los mineros, los petroleros, los madereros, suspiraron tranquilos: eso no pasa.

Aún así se los propuso.

Para los indígenas fue obvio. ¿Porqué no reconocérselos? Preguntaron.
¿Qué no puede tenerlos porque solo es una cosa? Claro que no. Ella no es algo, es alguien y es nuestra madre a quien llamamos por su nombre propio, Pachamama, contestaron. Y fueron a Montecristi los dirigentes y los sabios para explicar, con argumentos y con ritos lo que para ellos resultaba tan natural. Que la madre tiene derechos que los hijos debemos respetar.

La propuesta avanzó.

Se habló con autoridades, se desayunó con asambleístas, se explicó a las mesas, se convenció asesores. El Presidente Acosta se jugó por ellos.

La prensa se hizo eco. La gente debatió en las calles, los expertos se pronunciaron, las autoridades se sensibilizaron.

Los depredadores empezaron a preocuparse.

Galeano escribió un artículo, las Marujitas salieron a las radios, los músicos hicieron canciones, los futbolistas se pusieron la camiseta.

Los ambientalistas dejaron de dudar.

Los borradores circularon, los mecanismos se discutieron, los principios se debatieron. El articulado fue tomando cuerpo.

Los políticos siguieron viendo las encuestas.

Al fin, el lunes 7 de julio de 2008, la Asamblea Nacional Constituyente del Ecuador reconoció los Derechos de la Naturaleza.

Habrá espacio y momento para analizar los alcances de este reconocimiento en el contexto de un mundo aterrado por el cambio climático.

Por ahora, un solo instante de íntima satisfacción por un esfuerzo colectivo que Ella, en su insondable conciencia, con seguridad apreciará.

Mario Melo
www.pachamama.org.ec
Julio/08

1 comentario:

Liliana Ruiz (Látika) dijo...

Hola. Encantador texto. Lo compartiré en la pág de facebook del III Foro Internacional por los Derechos de la Naturaleza versión Colombia 2019. Por favor si leen este mensaje conectémonos